Capital IdeasTM

Ideas y tendencias de inversión de Capital Group

Categories
Renta fija
Oportunidades de crédito en un entorno de caída de los mercados
Damien McCann
Gestor de renta fija
David Bradin
Investment director de renta fija de estrategias de crédito.
IDEAS PRINCIPALES
  • A pesar de que los mercados de renta fija se ven afectados por el elevado nivel de inflación y las subidas de tipos de interés, aún es posible identificar oportunidades de inversión en los cuatro sectores fundamentales de crédito.
  • El crédito titulizado presenta una baja cobertura de análisis, lo que permite a nuestro equipo de analistas de crédito titulizado identificar numerosas oportunidades de inversión provocadas por desajustes en los precios.
  • Los bancos centrales de muchos mercados emergentes están acostumbrados a los ciclos de inflación y muy familiarizados con la necesidad de frenar la inflación en sus respectivos países.
  • Ante la incertidumbre del entorno económico, es importante adoptar un enfoque equilibrado y diversificado. El elevado nivel de rentas que ofrecen los sectores de deuda de alto rendimiento y deuda emergente se equilibra con las características defensivas de los sectores de deuda corporativa de grado de inversión y deuda titulizada.

No es ningún secreto que el años 2022 está siendo complicado para los inversores en renta fija. La elevada inflación y el inicio de las subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal han afectado a los mercados. Sin embargo, el amplio universo de crédito ofrece numerosas oportunidades a los inversores para añadir valor a través de una selección de títulos y un análisis de enfoque bottom-up en cada uno de los cuatro sectores principales de crédito: alto rendimiento, grado de inversión, mercados emergentes y deuda titulizada.


En este artículo, explicamos cómo estructurar las carteras de inversión que persiguen la generación de rentas con el objetivo de conseguir rentabilidad sobre el índice mediante la selección de títulos y la asignación de activos en un marco de gestión prudente de los riesgos.


Entre estos cuatro sectores de crédito, la capitalización del valor relativo puede ser una forma muy interesante de aumentar la rentabilidad, especialmente en periodos de elevada volatilidad como el actual.


A continuación, ofrecemos nuestra opinión sobre cada uno de los sectores de crédito e identificamos aquellas oportunidades de rentabilidad que los miembros de nuestro equipo de inversión consideran atractivas a la hora de construir una cartera multisector.


1. La deuda de alto rendimiento no ha registrado periodos prolongados de rentabilidades negativas


El mercado de deuda corporativa de alto rendimiento tiene una excelente trayectoria a largo plazo de generación de un elevado nivel de rentas, que es el factor que contribuye en mayor medida a su rentabilidad total a lo largo de un ciclo de mercado completo. Se trata de un mercado de gran volumen, en torno a 1,5 billones de dólares, y abarca multitud de sectores y emisores. Aquellos inversores que estén dispuestos a asumir el mayor nivel de riesgo asociado a la deuda de alto rendimiento pueden también elegir entre una amplia variedad de títulos de calidades diversas (garantizados y no garantizados en el segmento de calificación crediticia entre BB y CCC). El universo de deuda de alto rendimiento ofrece también una duración significativamente más corta que el de deuda corporativa de grado de inversión y el de deuda emergente.


A diferencia de la renta variable, donde las valoraciones reflejan la previsión de flujos de caja futuros, la rentabilidad de la deuda de alto rendimiento depende más de los flujos actuales del emisor y de su capacidad para pagar su deuda. Aunque los diferenciales de la deuda de alto rendimiento pueden mostrarse volátiles y estar direccionalmente correlacionados con la renta variable, el rendimiento permite amortiguar las caídas e impulsar una atractiva rentabilidad total durante periodos de varios años. Los diferenciales se refieren a la diferencia de rendimiento entre dos bonos o tipos de bonos, y los inversores los utilizan para determinar la valoración de un bono. De hecho, ha sido muy poco habitual que el sector de deuda de alto rendimiento registre periodos prolongados de rentabilidad total negativa.


La rentabilidad de la deuda de alto rendimiento no suele estar mucho tiempo en territorio negativo

Una gran parte del sector presenta un nivel razonable de liquidez, lo que permite que la labor de análisis fundamental oriente las decisiones de valor relativo entre los títulos procedentes de las distintas partes de la estructura de capital de una compañía, dentro de un mismo sector o en todo el sector de deuda de alto rendimiento. Dicho esto, recientemente hemos reducido nuestra asignación a deuda de alto rendimiento hasta situarla muy por debajo de nuestra asignación neutral, ya que consideramos que su valor relativo ha caído en comparación con la deuda emergente, la deuda titulizada y el crédito de grado de inversión.


A lo largo de varias décadas, la relación entre los diferenciales de deuda de grado de inversión y alto rendimiento ha seguido un patrón similar. Los diferenciales de la deuda de alto rendimiento tienden a aumentar de forma notable en comparación con los de grado de inversión en periodos de crisis o de debilidad del crecimiento económico. La relación histórica nos sirve de orientación para determinar cuándo comienza a ser más atractiva la deuda de alto rendimiento que la de grado de inversión en periodos de tensión de los mercados. Fuera de estos periodos de crisis y recesión, la relación entre los diferenciales es mucho más estable y suele moverse dentro de un rango predecible. En el entorno actual, pensamos que la ralentización del crecimiento económico continuará impulsando al alza los diferenciales de la deuda de alto rendimiento frente a la de grado de inversión. Por lo tanto, estamos atentos a las valoraciones y al entorno económico, y aumentaremos nuestras posiciones si identificamos las oportunidades adecuadas.



Damien McCann es gestor de renta fija y cuenta con 19 años de experiencia en el sector. Previamente trabajó como analista de inversión en renta fija cubriendo los sectores de energía, ocio y alojamiento y compañías ferroviarias. Cuenta con la certificación CFA (Chartered Financial Analyst®) y tiene una licenciatura por la Universidad estatal de California (Northridge).

David Bradin es investment director de renta fija de estrategias de crédito. Cuenta con 14 años de experiencia en el sector. Es licenciado por la Universidad estatal de Carolina del Norte y tiene un MBA por la Universidad Wake Forest.


 

Los resultados pasados no garantizan los resultados futuros. El valor de las inversiones y los ingresos derivados de las mismas pueden bajar o subir y usted puede perder una parte o la totalidad de su inversión inicial. Esta información no pretende ofrecer asesoramiento en materia de inversión, fiscalidad o de otro tipo, ni ser una solicitud de compra o venta de valores.

Las declaraciones atribuidas a una persona representan las opiniones de dicha persona en la fecha de publicación y no reflejan necesariamente las opiniones de Capital Group o de sus filiales. Toda la información se refiere a la fecha indicada, salvo que se indique lo contrario. Parte de la información puede haberse obtenido de terceros, por lo que no se garantiza su fiabilidad.