Categories
Volatilidad de los mercados
Cómo el conflicto entre Rusia y Ucrania puede amenazar la economía europea
Robert Lind
Economista

La intensificación y extensión del conflicto entre Rusia y Ucrania es muy preocupante y está teniendo un impacto devastador en las personas atrapadas en esta crisis.
Este artículo se centra en las posibles implicaciones del conflicto para los mercados y la economía.


La invasión rusa de Ucrania ha provocado una rápida respuesta de los gobiernos de Estados Unidos y Europa. La imposición de sanciones económicas está dominando los titulares financieros, pero hay otros dos aspectos de esta crisis que creo que tendrán un impacto más profundo en la economía mundial. El primero es el aumento del precio del petróleo, que ya supera los 100 dólares por barril. Sabemos por casos anteriores de incertidumbre geopolítica, como cuando Rusia invadió Crimea en 2014, que el aumento de los precios del petróleo puede suponer un importante lastre para la actividad económica mundial.


Desde el punto de vista europeo, lo que más preocupa es lo que ha ocurrido con los precios del gas natural, que ya son elevados. Esto refleja la preocupación de que veamos una interrupción significativa del suministro de gas ruso a la Unión Europea. La actual inestabilidad geopolítica probablemente hará subir aún más los precios del gas. Esto será especialmente problemático para países como Alemania e Italia, dos de las mayores economías europeas.


Históricamente los mercados de renta variable han superado los acontecimientos geopolíticos

Fuentes: Capital Group, Refinitiv Datastream, Standard & Poor's. El gráfico se muestra en una escala logarítmica. Los niveles del índice reflejan la rentabilidad de los precios y no incluyen el impacto de los dividendos. A 31 de enero de 2022.

Las principales economías europeas ya han experimentado una fuerte subida de los precios de la energía. Los precios del petróleo suelen repercutir rápidamente en los precios al consumo. Pero la repercusión de los precios del gas de la venta al por mayor a la venta al por menor varía, especialmente por el apoyo de los gobiernos que tratan de proteger a los consumidores. Es probable que las recientes subidas sigan repercutiendo en los precios al consumo durante los próximos meses.


El comunicado de Alemania de que no certificará el Nord Stream 2, un nuevo gasoducto de Rusia a Alemania, no tiene ningún impacto directo en el suministro, ya que aún no está operativo. Aun así, es posible que veamos una interrupción más significativa del suministro de Europa si Rusia toma represalias restringiendo las exportaciones a la UE. Esto también perjudicaría a la economía rusa, por supuesto, pero Rusia ha acumulado sus reservas de divisas para protegerse de tal eventualidad.


Otra cuestión apremiante es lo que los elevados precios de las materias primas podrían significar para la política de los bancos centrales.


Puede que nos encontremos ante otro choque negativo de la oferta, que efectivamente eleva la inflación y deprime el crecimiento económico. Creo que la Reserva Federal y el Banco Central Europeo procederán con más cautela en cuanto al endurecimiento de la política monetaria. Ambos esperarán probablemente a ver cómo reaccionan los mercados financieros y los precios de las materias primas. En última instancia, creo que la Reserva Federal subirá los tipos de interés, pero quizás lo haga de forma más gradual de lo que los mercados preveían hace una semana.


También espero que los gobiernos europeos aumenten las ayudas a los hogares y a las empresas para protegerlos del aumento de los precios de la energía, reforzando las medidas adoptadas en los últimos meses. En el peor de los casos, con graves interrupciones del suministro y precios elevados, los gobiernos podrían tener que reducir la demanda de energía y compensar a las empresas e industrias afectadas.


Aunque las principales economías europeas pueden hacer frente a las interrupciones del suministro a corto plazo y a la volatilidad de los precios, cada vez preocupa más la seguridad del abastecimiento energético de Europa a medio plazo. Será un reto para la UE reconstruir su almacenamiento de gas en primavera y verano si se producen continuas interrupciones del suministro y la demanda sigue siendo fuerte.


A medida que los países van eliminando el carbón, aumenta la necesidad de gas. El Gobierno alemán también ha confirmado el cierre de las centrales nucleares restantes para finales de 2022. Habrá una presión creciente sobre los gobiernos europeos para que continúen con la construcción de otras fuentes de energía. Pero esto llevará tiempo, dejando a Europa vulnerable a cualquier nuevo deterioro de las relaciones con Rusia.



Robert Lind es un economista con 33 años de experiencia en la industria. Es licenciado en filosofía, política y economía por la Universidad de Oxford.


 

Los resultados pasados no garantizan los resultados futuros. El valor de las inversiones y los ingresos derivados de las mismas pueden bajar o subir y usted puede perder una parte o la totalidad de su inversión inicial. Esta información no pretende ofrecer asesoramiento en materia de inversión, fiscalidad o de otro tipo, ni ser una solicitud de compra o venta de valores.

Las declaraciones atribuidas a una persona representan las opiniones de dicha persona en la fecha de publicación y no reflejan necesariamente las opiniones de Capital Group o de sus filiales. Toda la información se refiere a la fecha indicada, salvo que se indique lo contrario. Parte de la información puede haberse obtenido de terceros, por lo que no se garantiza su fiabilidad.