Categories
Volatilidad de los mercados
Biden y Europa en la cuerda floja energética
Talha Khan
Economista político

La agresión militar de Rusia contra Ucrania, que se ha convertido en la mayor guerra terrestre que se ha vivido en Europa en varias generaciones, ha afectado a millones de personas y ha provocado una crisis humanitaria a gran escala, que lleva a los ucranianos a buscar refugio o a huir de sus hogares. La intensificación y el avance del conflicto resultan muy preocupantes y están teniendo un impacto devastador en las personas atrapadas en la crisis.


Este artículo se centra en las potenciales consecuencias económicas y de mercado del conflicto.


Normalmente, los mercados han logrado sortear los grandes incidentes geopolíticos, o al menos el impacto ha estado más localizado. La excepción ha sido cuando los conflictos han llevado a crisis de suministro energético, como ocurrió, por ejemplo, en la guerra de Yom Kippur en 1973. Una vez finalizada la guerra, la OPEP, liderada por Arabia Saudí, anunció un embargo de las exportaciones de petróleo a Estados Unidos y los aliados europeos de Israel. El precio del petróleo se disparó, y Estados Unidos se mostró especialmente vulnerable, sobre todo porque no contaba con los recursos de producción con los que cuenta hoy en día.


Biden está tratando de encontrar el equilibrio entre el castigo a Rusia y la protección de los consumidores estadounidenses. El desequilibrio entre oferta y demanda que presenta el mercado de la energía, las presiones inflacionistas y la próxima celebración de las elecciones legislativas en Estados Unidos podrían empujar al gobierno de Biden a renegociar el acuerdo nuclear con Irán. Con más petróleo iraní en el mercado, podría aliviarse parte de la presión. Pero esta sigue sin ser una solución a largo plazo.


En Estados Unidos y Europa, el debate político sobre las importaciones rusas de petróleo y gas resulta complicado. Los políticos occidentales se enfrentan a una enorme presión a causa de la elevada inflación y sus efectos sobre los salarios y el poder adquisitivo de los ciudadanos. Así, aunque esta situación ha desempeñado un papel importante en la exclusión de sanciones al suministro de energía por parte de Rusia, la opinión pública podría obligar a un replanteamiento de esta cuestión. Ya no podemos descartar que Europa acabe imponiendo un embargo a las importaciones de gas ruso o que Rusia restrinja su suministro de gas.


Ese parecer ser el próximo paso lógico, aunque los países occidentales lo han ido evitando por el momento en este entorno de escalada del conflicto. En última instancia, los acontecimientos que se están produciendo van a contribuir a acelerar el programa de transición energética y, mientras tanto, van a provocar un aumento estructural de los precios de la energía. El Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal de Estados Unidos están siguiendo de cerca estos factores (o incertidumbres), y estarán atentos para ver si se traducen en un aumento de las expectativas de inflación a medio plazo. 



Talha Khan es responsable de la zona euro y de asuntos políticos generales. Tiene ocho años de experiencia en inversiones y una maestría en economía política internacional de la London School of Economics.


Past results are not a guarantee of future results. The value of investments and income from them can go down as well as up and you may lose some or all of your initial investment. This information is not intended to provide investment, tax or other advice, or to be a solicitation to buy or sell any securities.

Statements attributed to an individual represent the opinions of that individual as of the date published and do not necessarily reflect the opinions of Capital Group or its affiliates. All information is as at the date indicated unless otherwise stated. Some information may have been obtained from third parties, and as such the reliability of that information is not guaranteed.