Capital IdeasTM

Perspectivas de inversión de Capital Group

Categories
Volatilidad de los mercados
La venta masiva del sector bancario europeo no se ajusta a los fundamentales
Anita Patel
Investment Director

Fund holdings in Credit Suisse, Signature Bank and SVB Financial Group

As of 2/28/2023

Aunque las consecuencias inmediatas de las quiebras de Silicon Valley Bank y Signature Bank continúan concentrándose en Estados Unidos, los mercados se están moviendo con rapidez para evaluar la repercusión que podrían tener en el resto del mundo.


Como era de esperar, uno de los principales temores es el posible contagio a todo el sector bancario, sobre todo si los ciudadanos comienzan a preocuparse por la seguridad de los depósitos. A primera vista, parece tratarse de un problema aislado, ya que SVB y Signature cuentan con modelos de negocio muy característicos. Pero la experiencia nos ha enseñado que los episodios de pánico bancario pueden propagarse con rapidez. Por otro lado, también se plantean ciertos interrogantes sobre cómo podría afectar esta situación a la política de los bancos centrales y al crecimiento de la economía.


En el siguiente artículo, Anita Patel, investment director, analiza el posible impacto sobre los bancos europeos: el sector presenta unos fundamentales sólidos, pero hay que tener en cuenta numerosos efectos potenciales.


A modo de contexto, hemos visto una revaluación de los bancos europeos: en los últimos seis meses y hasta finales de la semana pasada, el sector ha subido un 32% y ha sido uno de los que ha registrado mejores resultados de entre los que componen el índice MSCI Europe, frente a la caída del 7% de los bancos estadounidenses (cifras en dólares).


Los bancos europeos han registrado unas sólidas cifras de ganancias, su rentabilidad se sitúa casi en el nivel más alto de los últimos quince años y continúan ofreciendo unas valoraciones atractivas. Desde la última temporada de presentación de resultados no parece haber ningún indicio que apunte al deterioro de la calidad de los activos y la beta de los depósitos es reducida (sensibilidad de los tipos aplicables a los depósitos a los cambios en los tipos de interés a corto plazo). Sin embargo, los bancos prevén un aumento de los costes superior al esperado, y también vemos una notable dispersión entre ellos; aquellos que puedan mantener los costes estables serán los que en última instancia estén mejor posicionados para aprovechar las subidas de tipos de interés. Por otro lado, el crecimiento de los préstamos sigue siendo positivo pero comienza a ralentizarse, y la mayoría de los bancos prevé un crecimiento reducido pero positivo en 2023.  


La situación de SVB ha provocado una fuerte caída de los bancos europeos esta semana, con la suspensión temporal de la cotización de algunas entidades como Credit Suisse, Société Générale y las italianas Monte de Paschi y Unicredit, antes de que las cotizaciones volvieran a caer ante el agravamiento de los problemas que afectaban a Credit Suisse. La entidad suiza señaló que había encontrado ciertas «deficiencias» en sus informes financieros, y los mercados reaccionaron mal a la confirmación por parte de su principal inversor, el Banco Nacional Saudí, de que no inyectaría más capital en la entidad. La situación continúa siendo inestable, pero Credit Suisse ha anunciado que va a recibir 54.000 millones de dólares del banco central suizo para respaldar su situación financiera y que tiene la intención de convertirse en un banco «más simple y más centrado en las necesidades de sus clientes».


Dada la naturaleza idiosincrática de los problemas de SVB, no se esperaba que los bancos europeos tuvieran que enfrentarse a una crisis de confianza similar a la que ha afectado a los bancos regionales de Estados Unidos. Nos sigue resultando complicado encajar la venta masiva que ha registrado el sector con los fundamentales, pero nuestros analistas y gestores continúan evaluando y comentando de forma activa la situación.


Lo que parece estar subestimándose es el nivel de regulación al que está sujeto el sector bancario europeo: estas instituciones tienen que cumplir requisitos de liquidez más estrictos y tienen ratios de cobertura de liquidez superiores a los de los bancos estadounidenses. Durante la crisis de deuda soberana italiana, los ratios de capital de muchos bancos europeos se vieron afectados y, desde entonces, el Banco Central Europeo (BCE) ha prestado especial atención a sus carteras de deuda soberana y al riesgo que pueden generar. Las normas de Basilea III permiten someter las pérdidas y ganancias y el capital de los bancos a pruebas de resistencia ante subidas repentinas y rápidas de los tipos de interés, la curva y los diferenciales: ya hemos aprendido la lección.


Aunque no cabe duda de que la situación de SVB ha tenido cierto impacto en la región, da la sensación de que Europa podría acabar sorprendiendo positivamente, ya que cuenta con un sistema bancario más regulado, capitalizado y con mayor liquidez que Estados Unidos. No obstante, hemos de reconocer que continúa siendo vulnerable al aumento de los diferenciales de la deuda soberana en alguno de los países de la periferia y a la falta de una unión bancaria en la UE.


En Capital Group llevamos diez años manteniendo una exposición infraponderada a los bancos europeos. Estas entidades han ofrecido una escasa rentabilidad tanto en términos relativos como absolutos desde la crisis financiera mundial, ya que se han visto muy afectadas por la inestabilidad política (crisis de deuda soberana, brexit), el aumento de la normativa y las expectativas de recortes de tipos de interés. Sin embargo, el sector está dejando atrás una década de restricción financiera para entrar en un entorno de tipos de interés positivos, y debería ofrecer una rentabilidad estructuralmente superior a la de los últimos diez años.


La tendencia de «tipos de interés más elevados durante más tiempo» apunta a un cambio de paradigma en el sector bancario europeo; además, según la opinión de consenso, las cotizaciones ya descuentan el riesgo de recesión económica. Por lo demás, los niveles de solvencia y liquidez son mucho mejores, los balances se han saneado y los ratios de capital y la rentabilidad se sitúan en los niveles más elevados de los últimos años. Aunque las pérdidas por préstamos afectarán al sector mientras dure la recesión, el impacto se verá neutralizado por los elevados niveles de reservas y la buena situación de los balances.


Cuando acabe el periodo de debilidad económica, los bancos deberían verse favorecidos por unos tipos de interés más elevados, frente al entorno previo de tipos negativos. Por otro lado, las dificultades normativas son limitadas y el BCE se ha abierto a futuras recompras de acciones.


Somos optimistas en lo que respecta a los bancos europeos, aunque resulta crucial ser selectivo: encontramos oportunidades de inversión entre los operadores bien capitalizados con activos de gran calidad, sólidos equipos directivos y balances de mayor duración. 



Anita Patel is an investment specialist at Capital Group. She has 13 years of industry experience and has been with Capital Group for 12 years. Earlier in her career at Capital, Anita worked as an investment product specialist manager. Prior to joining Capital, she was a client data & portfolio data specialist at Schroders. She holds a master's degree in financial mathematics from King's College London and a bachelor's degree in business administration and mathematics from Aston University. She also holds the Investment Management Certificate. Anita is based in London.


Los resultados pasados no garantizan los resultados futuros. El valor de las inversiones y los ingresos derivados de las mismas pueden bajar o subir y usted puede perder una parte o la totalidad de su inversión inicial. Esta información no pretende ofrecer asesoramiento en materia de inversión, fiscalidad o de otro tipo, ni ser una solicitud de compra o venta de valores.

Las declaraciones atribuidas a una persona representan las opiniones de dicha persona en la fecha de publicación y no reflejan necesariamente las opiniones de Capital Group o de sus filiales. Toda la información se refiere a la fecha indicada, salvo que se indique lo contrario. Parte de la información puede haberse obtenido de terceros, por lo que no se garantiza su fiabilidad.