Capital GroupSM
Categories
ESG
Nuestro proceso de supervisión se nutre de datos ESG procedentes de terceros
Jessica Ground
Directora global de ESG
Ali Weiner
Director de ESG
Ideas principales
  • Los datos procedentes de terceros añaden un elemento de objetividad a nuestro proceso de inversión, pero es habitual que las puntuaciones ESG difieran entre sí.
  • Nuestra propia labor de análisis resulta crucial, ya que nos permite evaluar cómo se enfrentan los emisores a los potenciales riesgos ESG.
  • En el marco de nuestra labor de supervisión de las inversiones, es importante ir más allá de los hechos concretos y tener en cuenta las cuestiones sistémicas de más relevancia.

En Capital Group, iniciamos nuestro proceso de supervisión de las inversiones actuales y potenciales acudiendo a los datos que nos ofrecen terceros proveedores. Examinamos todas nuestras posiciones con arreglo a las puntuaciones ESG ofrecidas por terceros con el fin de identificar potenciales riesgos ESG. A continuación, acudimos al profundo conocimiento de nuestros profesionales de la inversión para determinar el grado de importancia de las cuestiones analizadas y comprobar cómo se están abordando y cómo vamos a actuar con dicha información.


A la hora de decidir sobre inversiones potenciales, Capital Group tiene en cuenta las cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés). En 2020, explicamos cómo integramos las cuestiones ESG en nuestro proceso de inversión, The Capital System℠, a través de tres elementos diseñados para complementarse mutuamente: el análisis, el diálogo activo y la supervisión.


En el marco del elemento de supervisión de nuestro proceso de inversión, evaluamos todas nuestras posiciones con respecto a las normas y calificaciones ESG procedentes de terceros, con el fin de identificar riesgos potenciales en materia de cuestiones ESG que exigen un análisis más exhaustivo. A continuación, acudimos al profundo conocimiento de nuestros profesionales de la inversión para determinar el grado de importancia de las cuestiones señaladas por terceros, comprobar cómo está abordando el emisor dichas cuestiones y decidir si es necesario adoptar alguna otra medida.


Esta fase de supervisión nos permite ser sistemáticos en nuestro enfoque ESG. También protege contra el sesgo de confirmación, ya que introduce datos externos de manera sistemática y garantiza que no buscamos o favorecemos únicamente aquella información que refuerza nuestras propias creencias. La supervisión de nuestras inversiones con respecto a información procedente de terceros añade un elemento de objetividad a nuestro proceso de integración de los factores ESG.


¿Cuáles son nuestros criterios de supervisión?


Capital Group utiliza seis criterios a la hora de supervisar a los emisores de renta variable y deuda corporativa frente a datos procedentes de terceros. Contamos con metodologías diferentes para la deuda soberana, titulizada y municipal, que serán analizadas en publicaciones futuras.


Entre los criterios utilizados para evaluar la deuda corporativa destaca la comprobación del nivel de cumplimiento. Es decir, comprobamos el grado de cumplimiento de las inversiones con respecto a las normas sociales reconocidas por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas. Cuando un proveedor de datos considera que una compañía determinada incumple dichas normas se nos encienden las alarmas y profundizamos más en nuestro análisis.


Nuestro proceso también acude a los datos que proporcionan MSCI y Sustainalytics. Analizamos las calificaciones ESG que ofrece cada uno de los proveedores de datos, el grado de coincidencia de ambas fuentes y la puntuación de la compañía en relación con el indicador de gobierno corporativo de MSCI. Hemos establecido límites concretos para cada indicador, que nos ayudan a identificar aquellas cuestiones que tienen más posibilidades de resultar relevantes.


Criterios de supervisión


En lo que respecta a las inversiones en renta variable y deuda corporativa, utilizamos dos proveedores de datos (MSCI y Sustainalytics) y seis métodos diferentes de calificación, recogidos en la tabla que aparece a continuación2.


Nuestra inversión en tecnología nos ha permitido realizar este proceso a escala. Supervisamos todas nuestras posiciones con una periodicidad mensual, con el fin de identificar con rapidez los cambios que pudieran producirse en las puntuaciones ofrecidas por los proveedores de datos.


 


¿Qué grado de precisión tienen las calificaciones ESG de terceros?


A simple vista, las puntuaciones ESG de los distintos proveedores parecen similares. Por ejemplo, tanto MSCI como Sustainalytics tienen en cuenta la exposición de un emisor a los riesgos ESG que afectan a su sector y analizan cómo el emisor en cuestión gestiona dichos riesgos. Algunos expertos han comparado las puntuaciones ESG con las calificaciones crediticias.


Sin embargo, según un estudio elaborado recientemente por la MIT Sloan School of Management, existe una correlación de solo 0,61 entre las calificaciones ESG de los principales proveedores3. La correlación mide la fuerza de una relación entre dos variables: una correlación de 1 significa que existe una fuerte relación positiva, de –1 significa que existe una fuerte relación negativa y de 0, que no existe relación alguna. Una correlación de 0,61 implica que las puntuaciones de los principales proveedores mantienen una relación relativamente débil. En comparación, las agencias de calificación crediticia comparten una correlación más fuerte y fiable de 0,92.


Nuestro propio análisis de la relación entre las puntuaciones ESG de los distintos proveedores, que recogemos a continuación, muestra un panorama igualmente incierto. Los dos proveedores puntúan al mismo universo de compañías de forma muy diferente con los mismos indicadores.


Calificaciones de MSCI y de Sustainalytics4


Muchos creen que la precisión de las puntuaciones ESG irá mejorando con el tiempo. Sin embargo, y según otro estudio, a mayor disponibilidad de información en materia de ESG, mayor desajuste entre las distintas calificaciones5.


Las metodologías utilizadas están en la base de estas diferencias. Las calificaciones de MSCI, por ejemplo, evalúan a una compañía en relación con el resto de compañías del mismo sector. Sustainalytics, de Morningstar, puntúa las compañías en función de su exposición a los riesgos ESG de una determinada industria o región, considerando las medidas que toman las compañías para gestionar dichos riesgos. Por otro lado, los proveedores otorgan distinta importancia a las cuestiones ESG (medioambiental, social o de gobierno corporativo), así como a las distintas controversias históricas.


Todas estas diferencias justifican que acudamos a múltiples datos y proveedores a la hora de poner en marcha nuestro proceso de supervisión, y demuestran la importancia de profundizar en el análisis, más allá de una calificación ESG concreta.


 


El proceso de supervisión tiende a señalar hechos concretos, más que cuestiones sistémicas


A principios de 2021, nuestros especialistas en ESG examinaron unos 200 informes de supervisión realizados por analistas y gestores en 2020. En el marco de dicho proceso, formularon preguntas clave a nuestros profesionales de la inversión, con el fin de entender si las cuestiones señaladas eran relevantes para sus tesis de inversión y de obtener información sobre el proceso de diálogo que habían mantenido con la compañía en relación con dichas cuestiones. También analizamos las compañías señaladas para entender mejor las tendencias de los distintos sectores.


Cada una de las partes de nuestro proceso ESG está diseñada para mejorar de forma constante. Hemos utilizado la información que nos ofrecen los gestores y analistas para fortalecer aún más el proceso. Hemos incorporado a nuestros marcos de inversión de 2021 aquellas cuestiones más repetidas en cada sector, y hemos añadido a nuestra agenda de análisis por temas de inversión las principales cuestiones.


En aquellos casos en los que pensamos que las cuestiones señaladas pueden afectar a los resultados de la compañía a largo plazo, solemos entablar un diálogo activo con la compañía en relación con dichas cuestiones.


 


La importancia de valorar las mejoras


Curiosamente, nuestro análisis puso de manifiesto que el proceso de supervisión de Capital Group tiende a someter a control adicional con mayor frecuencia ciertos hechos (sobornos, residuos tóxicos, etc.) frente al incumplimiento sistemático de los indicadores de riesgo ESG (por ejemplo, malas prácticas de gestión del capital humano). En muchos casos, descubrimos que la compañía en cuestión está tomando las medidas apropiadas para solucionar la fuente de la controversia y, sin embargo, la puntuación otorgada por el proveedor de datos no refleja esta información. Esta circunstancia pone de manifiesto la importancia de contar con un proceso ESG que incluye tanto la supervisión como el diálogo activo con las compañías.


Pensamos que esta relación de diálogo puede favorecer nuestros resultados de inversión. El análisis realizado por MSCI de sus propias puntuaciones pone de manifiesto la lógica de examinar aquellas puntuaciones que están en proceso de mejora, en lugar de centrarse únicamente en las compañías líderes en materia de ESG. En 2015, MSCI analizó a las compañías con mejor calificación en materia de ESG frente a aquellas con puntuaciones ESG en proceso de mejora en los últimos doce meses7 . Estas últimas superaron a las de mayor calificación en un 1,1% en términos anualizados, y al índice MSCI World en un 2,2% entre febrerode 2007 y marzo de 2015.


Este enfoque en hechos concretos, más que en cuestiones sistemáticas o de rendimiento a largo plazo, pone también de manifiesto la importancia de nuestros marcos sectoriales de inversión. Nuestros más de 30 marcos se centran en aquellas cuestiones ESG que consideramos relevantes para la creación de valor futuro, y nos permiten analizar cómo las compañías gestionan dichas cuestiones. Este enfoque nos da una perspectiva distinta sobre futuros riesgos ESG.


 


¿Qué información ofrecemos sobre nuestro proceso de supervisión?


De media, entre el 3% y el 11% de las posiciones (por número) se someten a supervisión adicional (a finales de agosto de 2021). Reconocemos la importancia de la transparencia en materia de cuestiones ESG: los clientes valoran que se les informe sobre el funcionamiento del proceso. Así, recientemente hemos incluido información en cada uno de los fondos sobre los resultados de nuestro proceso de supervisión, mostrando cuáles son las posiciones que han de someterse a control adicional.


 


Nuestro proceso de supervisión ESG en acción 8


Supervisamos de forma sistemática a todas las compañías que componen las carteras de inversión, con el fin de analizar las cuestiones ESG que resulten relevantes, y para ello acudimos a múltiples proveedores de datos y metodologías de riesgo, como la evaluación conforme al Pacto Mundial de las Naciones Unidas y las puntuaciones ofrecidas por MSCI y Sustainalytics.


Tomando como ejemplo una cartera representativa de renta variable global, quince de las posiciones de la cartera a finales de junio, o en torno al 5%, habrían de someterse a control adicional. Los analistas supervisan dichas posiciones, que exigen un mayor nivel de análisis y de diálogo activo.


Nuestro proceso de supervisión y divulgación tiene también otras ventajas. El uso de las puntuaciones ofrecidas por terceros comienza a generalizarse en todo el mercado, por lo que resulta útil entender esta «visión» que el mercado tiene sobre una compañía determinada y por qué nuestra visión puede serdiferente. Nuestros clientes utilizan herramientas ESG de terceros, como las ofrecidas por Morningstar o MSCI, que puntúan las posiciones incluidas en las carteras de inversión. Nuestro proceso de supervisión nos ayuda a ir más allá de los datos de terceros para hacer frente a los riesgos ESG.


 


La labor de supervisión refuerza al resto de los elementos del proceso


Estamos comprometidos con un enfoque sistemático de integración de los factores ESG, que se basa en la relevancia de la inversión y actúa como complemento de The Capital System. Nuestra labor de supervisión es una parte importante de este proceso. También nos hemos comprometido a mejorar de forma continua todas las áreas de nuestro proceso, y la supervisión no es una excepción. A medida que los datos ESG vayan creciendo y evolucionando a lo largo del tiempo, continuaremos impulsando nuestro proceso de mejora.


 


1 Fuente: Capital Group.


2 Nota: se aplican procesos independientes para evaluar los títulos de deuda soberana, los bonos municipales, los productos estructurados y la deuda corporativa. Fuente: Capital Group, MSCI, Sustainalytics


3 Berg, Florian, Kölbel, Julian y Rigobon, Roberto. 2019 "«Aggregate Confusion: The Divergence of ESG Ratings»." MIT Sloan School Working Paper 5822-19, MIT Sloan School of Management, Cambridge (Massachusetts).


4 Fuente: Capital Group, MSCI, Sustainalytics. Información a 31 diciembre 2020. ESG: factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo. Fuente: Capital Group El MSCI ACWI es un índice ponderado por capitalización bursátil ajustada por capital flotante libre. Está diseñado para medir el comportamiento de los mercados de renta variable de los mercados desarrollados y emergentes, y está compuesto por más de 40 índices de países desarrollados y emergentes. *Calificaciones de MSCI, RobecoSAM y Sustainalytics en varias dimensiones sociales y medioambientales. y = -0,2837x + 4,674. R² = 0,1887.


5 American Accounting Association, "«Why is Corporate Virtue in the Eye of the Beholder? The Case of ESG Ratings»," 8 abril 2021.


6 Fuente: Capital Group.


7 Nagy, Zoltán, Kassam, Altaf y Lee, Linda-Eling. Junio 2015. "«Can ESG Add Alpha? An Analysis of ESG Tilt and Momentum Strategies»." MSCI ESG Research Inc.


8 Información a 30 junio 2021 Fuente: Capital Group. Se han evaluado las posiciones de renta variable y de deuda corporativa. NOTA: hay un número reducido de posiciones que no han recibido aún la puntuación por parte de los proveedores de datos ESG que utilizamos en nuestro proceso de supervisión.



Jessica Ground es directora global de ESG y cuenta con 24 años de experiencia en el sector. Está licenciada en Historia por la Universidad de Bristol y es miembro del Instituto CFA.

 

Ali Weiner es una directora de ESG con 10 años de experiencia en el sector. Tiene un MBA de la Stanford Graduate School of Business, un máster en Administración Pública (MPA) de la Harvard Kennedy School of Government y licenciaturas en historia y ciencias políticas de la Universidad de Yale.


Más información

Our latest insights