Capital IdeasSM

Ideas y tendencias de inversión de Capital Group

Categories
Estados Unidos
¿Qué futuro le espera a la economía estadounidense?
Darrell Spence
Economista
IDEAS PRINCIPALES
  • Las medidas de estímulo fiscal y la orientación expansiva de la Reserva Federal favorecen el crecimiento a largo plazo de la economía, aunque es posible que ciertos datos económicos se debiliten en los próximos meses. La tasa oficial de desempleo no refleja íntegramente la fuerte salida de trabajadores del mercado laboral que se ha producido durante la pandemia.
  • Las valoraciones de la renta variable son elevadas, lo que refleja el optimismo relacionado con las vacunas. La opinión de consenso prevé que el nivel de ganancias volverá a alcanzar en 2021 su nivel máximo anterior, lo que supondría una recuperación inusualmente rápida.

Estamos en una situación extraordinaria. Aunque no es la primera pandemia a la que se enfrenta Estados Unidos, nuestra reacción a ella (las restricciones impuestas en varios segmentos de la economía estadounidense y la respuesta política) no tiene precedentes.


En primer lugar, hay muchas razones que nos llevan a ser optimistas sobre la economía estadounidense a largo plazo. Es probable que las estadísticas oficiales de productividad subestimen el impacto de la innovación que se está produciendo en Estados Unidos, y la flexibilidad y el dinamismo de la economía del país han favorecido, una y otra vez, su recuperación tras tiempos difíciles. Así ocurrirá también esta vez.


Y luego está el 2021. Las variables que influyen en mayor medida en las perspectivas económicas son el propio virus, como viene siendo habitual de un tiempo a esta parte, y la vacuna. Aunque las autorizaciones otorgadas a las vacunas y los primeros procesos de inmunización resultan alentadores, la distribución necesaria para favorecer una «vuelta a la normalidad» de forma generalizada podría tardar aún entre seis y nueves meses. Se trata de un plazo muy amplio para que la economía continúe estando dominada por el virus, especialmente con las restricciones que aún están en vigor y la falta de estímulos fiscales adicionales.


La política fiscal es realmente el único mecanismo que puede cubrir el déficit de demanda y la brecha de rentas que ha creado la reaparición del virus y el aumento de las restricciones. Hay una mayor probabilidad de que prosperen las medidas de ayuda a gran escala con un gobierno de Biden y una mayoría democrática en ambas cámaras del Congreso. Sin embargo, lo más probable es que sea la Reserva Federal la que tenga que acudir en auxilio del crecimiento a corto plazo, aplicando las medidas de política monetaria que sean necesarias. No obstante, la política monetaria también está limitada en lo que se refiere a su capacidad para mitigar el impacto de los cierres de empresas y la pérdida de ingresos. Aun con el paquete de medidas de estímulo por valor de 900.000 millones de dólares aprobado en diciembre, aún está por ver si el dinero llega a aquellos que más lo necesitan y si resulta suficiente hasta que lleguemos a la ansiada línea de meta que supone la eficacia de la vacuna. En resumen: la situación podría seguir siendo complicada en los primeros seis meses del año.


Durante la primera mitad de 2020, las medidas de estímulo fiscal lograron respaldar la economía cuando la actividad se vio interrumpida por los cierres decretados por el gobierno. Los ciudadanos recibieron pagos de 1.200 o 2.400 dólares, independientemente de si tenían trabajo o no. Los que estaban desempleados recibieron un importe adicional de 600 dólares a la semana en concepto de prestaciones por desempleo hasta el mes de julio. El Programa de Protección Salarial ofreció ayuda financiera a las pequeñas empresas en forma de subvenciones. Todas estas medidas favorecieron un fuerte aumento de la renta disponible. De hecho, la renta disponible creció a mediados de 2020 con más rapidez de lo que lo habría hecho de no haberse producido la pandemia.

 

Las medidas de estímulo del gobierno han ayudado a mantener a flote el consumo estadounidense


Fuente: Banco de la Reserva Federal de San Luis, Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos. Información a 31 octubre 2020.


 


Se supone que estas medidas iban destinadas a ayudar a la economía a superar la pandemia, pero es evidente que el virus no se ha ido. Por desgracia, la recuperación comienza a tomar forma de W: los distintos segmentos de la economía se abren para volver a cerrarse de nuevo, lo que evita que la economía pueda generar el tipo de tendencia que se va retroalimentando y que favorece una sólida recuperación. También complica la planificación por parte de las empresas, que se muestran más reacias a contratar, realizar inventarios, etc., si piensan que pueden volver a cerrar en cualquier momento. Así, no me sorprendería que algunos datos económicos se debilitaran en los próximos meses. Mi previsión de crecimiento anualizado del producto interior bruto para 2021 se sitúa en torno al 3%, aunque la mayor parte de dicho crecimiento se producirá en la segunda mitad del año.
 


 

Factores de riesgo que han de tenerse en cuenta antes de invertir:
  • El presente material no pretende ofrecer ningún tipo de asesoramiento de inversión ni constituye una recomendación personal.
  • El valor de las inversiones y las rentas generadas por las mismas pueden subir o bajar y es posible que los inversores no recuperen los importes invertidos inicialmente.
  • Las rentabilidades obtenidas en el pasado no constituyen indicación alguna de rentabilidades futuras.
  • Si se produce un fortalecimiento de la divisa en la que invierte el inversor frente a la divisa de las inversiones subyacentes del fondo, el valor de la inversión disminuirá.
  • En función de la estrategia, pueden existir riesgos relacionados con la inversión en renta fija, en productos derivados, en mercados emergentes o en títulos de deuda de alto rendimiento. Los mercados emergentes son volátiles y pueden presentar problemas de liquidez.


Darrell R. Spence es economista en Capital Group. Cuenta con 28 años de experiencia en el sector, todos ellos en Capital Group. Es licenciado en Económicas por el Occidental College, donde se graduó magna cum laude. Cuenta con la certificación CFA® y es miembro de la National Association of Business Economics.


 

Los resultados pasados no garantizan los resultados futuros. El valor de las inversiones y los ingresos derivados de las mismas pueden bajar o subir y usted puede perder una parte o la totalidad de su inversión inicial. Esta información no pretende ofrecer asesoramiento en materia de inversión, fiscalidad o de otro tipo, ni ser una solicitud de compra o venta de valores.

Las declaraciones atribuidas a una persona representan las opiniones de dicha persona en la fecha de publicación y no reflejan necesariamente las opiniones de Capital Group o de sus filiales. Toda la información se refiere a la fecha indicada, salvo que se indique lo contrario. Parte de la información puede haberse obtenido de terceros, por lo que no se garantiza su fiabilidad.