Capital IdeasSM

Ideas y tendencias de inversión de Capital Group

Categories
Volatilidad de los mercados
Deuda corporativa global: es el momento de ser selectivo y riguroso en el análisis de crédito
Jeremy Cunningham
Director de Inversiones

Los mercados globales de crédito han registrado una fuerte recuperación tras la venta generalizada registrada en marzo. Los diferenciales de crédito se han estrechado de forma considerable desde entonces. ¿Resultan atractivos estos mercados en un entorno como el actual?


 


El año 2020 está siendo un año bastante complicado para los mercados de crédito. La volatilidad que han registrado estos mercados pone de manifiesto la necesidad de realizar una cuidadosa selección de títulos de enfoque bottom-up, respaldada por una sólida labor de análisis fundamental de crédito. Las medidas de estímulo sin precedentes que han puesto en marcha los gobiernos y los bancos centrales han ayudado a los mercados de crédito a recuperar la calma y a normalizar su funcionamiento. Aunque el nivel de volatilidad repuntó ligeramente en los mercados financieros en el mes de septiembre, la percepción de riesgo en los mercados de crédito ha mejorado notablemente en relación con los niveles registrados en el punto álgido de la crisis, y los diferenciales se han reducido de forma considerable desde entonces. En el presente artículo vamos a analizar el actual entorno de mercado en los mercados de deuda corporativa global de grado de inversión. 


 


Fundamentales


La pandemia ha tenido un impacto indudable en la calidad crediticia de los emisores, y ha provocado una serie de bajadas de calificación y ángeles caídos1. De hecho, las agencias de calificación se han mostrado mucho más proactivas que en crisis anteriores, si bien su ritmo de actividad se ha ralentizado desde el inicio de la crisis. Las medidas de confinamiento también han provocado un rápido aumento del endeudamiento corporativo en todo el espectro de crédito, mientras que la caída de la actividad económica ha afectado a las ganancias que las compañías necesitan generar para pagar dicha deuda.


 


Migración de calificaciones


Desde principios de año, el valor de los créditos que se han convertido en ángeles caídos en el mercado estadounidense asciende a 160.000 millones de dólares, frente a los 32.000 y los 23.000 millones de los dos años anteriores. La mayoría de las bajadas de calificación se produjeron entre los meses de febrero y mayo, mucho antes de que se publicaran las cifras de ganancias correspondientes al segundo trimestre y de que pudiera evaluarse la totalidad del impacto del Covid-192. El mercado descuenta nuevas bajadas de calificación por valor de unos 59.000 millones de dólares. Sin embargo, algunos de los participantes del mercado consideran esta cifra exagerada y piensan que las agencias de calificación crediticia se están mostrando excesivamente pesimistas en sus previsiones. Algunos análisis, por ejemplo, han rebajado las previsiones de ángeles caídos para este ciclo a 32.000 millones de dólares3.


De hecho, desde mayo se han producido relativamente pocas bajadas de calificación a deuda de alto rendimiento, aunque esta tendencia podría cambiar fácilmente si empeoraran las perspectivas económicas. Otro dato positivo es que el segmento de deuda con calificación BBB, el más bajo del mercado de deuda estadounidense de grado de inversión, se ha reducido desde enero, tanto debido al aumento del número de ángeles caídos como a las tendencias de nueva emisión. Aunque se trata de una medida modesta, no hay duda de que constituye un cambio de dirección. No obstante, cabe señalar que sigue habiendo muchas empresas en dificultades, especialmente en lo que respecta a las agencias de calificación, con una deuda estimada de calificación BBB- por valor de 290.000 millones de dólares con perspectiva negativa2. Los inversores que adopten un enfoque de análisis bottom-up basado en los fundamentales deberían ser capaces de distinguir entre aquellos emisores que han podido asumir un mayor nivel de deuda y aquellos otros que se encuentran en una situación realmente problemática.


El mercado de deuda europea de grado de inversión también ha registrado un gran número de bajadas de calificación y ángeles caídos. El volumen de ángeles caídos registrado desde principios de año asciende a 47.400 millones de euros, el 2,1% del valor nocional de la deuda de grado de inversión4. Sin embargo, esta cifra continúa siendo considerablemente inferior a las previsiones. Ello se debió, en parte, al ritmo de recuperación de la economía, más rápido de lo previsto, el apoyo fiscal al sector privado y las medidas adoptadas por las compañías, como las ampliaciones de capital, las ventas de activos, las reducciones de costes, los recortes de dividendos y la emisión de deuda híbrida. No cabe duda de que se producirán nuevas bajadas de calificación. Sin embargo, la incipiente recuperación de la economía europea y las medidas de ayuda fiscal y monetaria podrían contribuir a minimizar los daños.


 


1. Ángeles caídos: títulos de renta fija cuya categoría ha sido rebajada de grado de inversión a alto rendimiento.


2. Información a 17 septiembre 2020. Fuente: JPMorgan


3. Información a 3 septiembre 2020. Fuente: BofA Global Research


4. Información a 10 septiembre 2020. Fuente: JPMorgan


Factores de riesgo que han de tenerse en cuenta antes de invertir:

  • El presente material no pretende ofrecer ningún tipo de asesoramiento de inversión ni constituye una recomendación personal.
  • El valor de las inversiones y las rentas generadas por las mismas pueden subir o bajar y es posible que los inversores no recuperen los importes invertidos inicialmente.
  • Las rentabilidades obtenidas en el pasado no constituyen indicación alguna de rentabilidades futuras.
  • Si se produce un fortalecimiento de la divisa en la que invierte el inversor frente a la divisa de las inversiones subyacentes del fondo, el valor de la inversión disminuirá.
  • En función de la estrategia, pueden existir riesgos relacionados con la inversión en renta fija, en mercados emergentes o en títulos de deuda de alto rendimiento. Los mercados emergentes son volátiles y pueden presentar problemas de liquidez.


Jeremy Cunningham es un director de inversiones en Capital Group. Tiene 33 años de experiencia en la industria y ha estado con Capital Group durante cuatro años. Tiene la designación de Chartered Financial Analyst®.


 

Los resultados pasados no garantizan los resultados futuros. El valor de las inversiones y los ingresos derivados de las mismas pueden bajar o subir y usted puede perder una parte o la totalidad de su inversión inicial. Esta información no pretende ofrecer asesoramiento en materia de inversión, fiscalidad o de otro tipo, ni ser una solicitud de compra o venta de valores.

Las declaraciones atribuidas a una persona representan las opiniones de dicha persona en la fecha de publicación y no reflejan necesariamente las opiniones de Capital Group o de sus filiales. Toda la información se refiere a la fecha indicada, salvo que se indique lo contrario. Parte de la información puede haberse obtenido de terceros, por lo que no se garantiza su fiabilidad.