Capital IdeasSM

Ideas y tendencias de inversión de Capital Group

Categories
Renta fija
Deuda corporativa global con Damir Bettini
Damir Bettini
Gestor de renta fija
IDEAS PRINCIPALES
  • Los diferenciales se han estrechado hasta alcanzar los niveles previos a la pandemia, y vemos un buen equilibrio de riesgos en los mercados de crédito de grado de inversión.
  • La recuperación de las perspectivas de la economía mundial y la mejora de los fundamentales se compensan con el riesgo que supone el endurecimiento gradual de las condiciones de política fiscal y monetaria.
  • Las ajustadas valoraciones exigen una selección que esté respaldada por un riguroso análisis de crédito fundamental

Un año después del momento álgido de la crisis del COVID-19, los diferenciales de crédito han recuperado los ajustados niveles previos a la pandemia. ¿Ofrece esta situación un perfil de rendimiento asimétrico a la deuda corporativa?


En nuestra opinión, no hay mucho margen para un nuevo estrechamiento de los diferenciales. La última vez que se registraron estos niveles de diferencial fue en enero de 2018, y solo durante unas semanas. Antes de dicha fecha, hemos de remontarnos al periodo previo a la crisis financiera mundial, desde mediados de 2003 a mediados de 20071. Esta situación sí que crea un perfil de riesgo asimétrico en términos de evolución de los diferenciales, especialmente a medio plazo. Pero el mundo es hoy muy diferente a como era antes de la crisis financiera mundial. En primer lugar, se han puesto en marcha una serie de medidas de estímulo monetario y fiscal sin precedentes que han ayudado a los mercados a hacer frente a la crisis, y que han conseguido evitar lo que podría haberse convertido en una perturbación mucho más generalizada y sistémica de los mercados de crédito.


En segundo lugar, aunque es cierto que ha aumentado el nivel de deuda de las empresas, se ha producido un desplazamiento de los préstamos inmobiliarios e hipotecarios hacia los préstamos al sector empresarial. Además, las compañías presentaban unos fundamentales sólidos antes de la crisis, y aquellas que habían asumido más deuda solían ser las que estaban en mejores condiciones para ello. En ese sentido, el riesgo sistémico para el sistema financiero es menor que el que existía antes de la crisis financiera mundial. Cabe también señalar que tras la crisis financiera mejoraron los ratios de cobertura por intereses, y en Estados Unidos se redujeron los impuestos de sociedades bajo el mandato de Trump, lo que mejoró en términos generales la capacidad de las compañías para amortizar su deuda. En un entorno de tipos de interés reducidos, esta deuda parece más asequible, aunque es cierto que esta situación podría cambiar en algún momento. Aunque muchas compañías aprovecharon la caída de los tipos de interés que se registró en respuesta a la pandemia para emitir deuda, lo que dio lugar a un año excepcional en términos de emisión bruta en 2020, estas compañías también se han mostrado relativamente conservadoras en lo que se refiere al uso de los beneficios obtenidos. No cabe duda de que el hecho de que las compañías optaran por incrementar sus reservas de efectivo en respuesta a la crisis de liquidez provocada por el COVID-19 contribuyó a mitigar el deterioro de ciertos indicadores de crédito a causa de la pandemia.


Teniendo todo esto en cuenta, aunque las valoraciones resultan ajustadas en los niveles actuales de diferencial, resulta complicado determinar en qué momento exacto van a comenzar a aumentar los diferenciales. Aún contamos con sólidas medidas de estímulo monetario y fiscal, y el sistema goza de gran liquidez. La demanda de la clase de activo también es sólida, lo que ofrece un contexto técnico favorable. Por lo tanto, dada la solidez de los factores técnicos y la mejora de las perspectivas económicas, resulta difícil mantener una exposición infraponderada a la deuda corporativa de grado de inversión.


Pero no es el momento de caer en la complacencia: resulta crucial ser selectivo. Y es aquí donde puede generar valor un enfoque activo, respaldado por un análisis exhaustivo y fundamental destinado a identificar aquellas compañías que se han endeudado demasiado frente a las que son capaces de soportar cualquier deterioro de su entorno operativo.


 


1. Información a mayo 2021 según el índice Bloomberg Barclays Global Aggregate Corporate Index. Fuente: Bloomberg Barclays.


 


Factores de riesgo que han de tenerse en cuenta antes de invertir:

  • El presente material no pretende ofrecer ningún tipo de asesoramiento de inversión ni constituye una recomendación personal.
  • El valor de las inversiones y las rentas generadas por las mismas pueden subir o bajar y es posible que los inversores no recuperen los importes invertidos inicialmente.
  • Las rentabilidades obtenidas en el pasado no constituyen indicación alguna de rentabilidades futuras.
  • Si la divisa en la que invierte se fortalece frente a la divisa en la que se realizan las inversiones subyacentes del fondo, el valor de su inversión disminuirá. El objetivo de la cobertura de divisas es limitar este efecto, pero no existe garantía de que la cobertura tenga un éxito total.
  • En función de la estrategia, pueden existir riesgos relacionados con la inversión en renta fija, en mercados emergentes o en títulos de deuda de alto rendimiento. Los mercados emergentes son volátiles y pueden presentar problemas de liquidez.


Damir Bettini es gestor de carteras de renta fija y director de investigación en Capital Group. Como analista de inversiones en renta fija, cubre los bancos europeos. Tiene 12 años de experiencia en inversiones, todos ellos en Capital Group. Al principio de su carrera en Capital, también cubrió las áreas de seguros y telecomunicaciones. Antes de incorporarse a Capital, Damir fue director senior y jefe global de criterios de seguros en Fitch Ratings. Anteriormente, fue analista senior de renta variable de seguros en Bank of America y director y analista principal de Standard & Poor's Insurance Ratings. Es licenciado en ingeniería aeronáutica por el Queen Mary and Westfield College de la Universidad de Londres. Damir reside en Londres.


 

Los resultados pasados no garantizan los resultados futuros. El valor de las inversiones y los ingresos derivados de las mismas pueden bajar o subir y usted puede perder una parte o la totalidad de su inversión inicial. Esta información no pretende ofrecer asesoramiento en materia de inversión, fiscalidad o de otro tipo, ni ser una solicitud de compra o venta de valores.

Las declaraciones atribuidas a una persona representan las opiniones de dicha persona en la fecha de publicación y no reflejan necesariamente las opiniones de Capital Group o de sus filiales. Toda la información se refiere a la fecha indicada, salvo que se indique lo contrario. Parte de la información puede haberse obtenido de terceros, por lo que no se garantiza su fiabilidad.