Categories
Renta fija
Cinco razones para invertir en deuda corporativa estadounidense de alto rendimiento
Shannon Ward
Fixed income portfolio manager
Peter Becker
Director de Inversiones
IDEAS PRINCIPALES
  • La deuda de alto rendimiento es una clase de activo sensible al crecimiento, que podría continuar beneficiándose de un entorno favorable de crecimiento global.
  • Los fundamentales están mejorando, los ratios de apalancamiento comienzan a caer y hay una tendencia alcista del ratio de subidas/bajadas de calificación.
  • La menor duración del mercado de deuda de alto rendimiento frente al de grado de inversión puede contribuir a aislarlo de la posible subida de tipos de interés.
  • El mercado de deuda estadounidense de alto rendimiento continúa evolucionando. En la actualidad, ha crecido en tamaño, diversidad y calidad, aunque también ofrece un rendimiento inferior.
  • Las valoraciones absolutas reflejan un entorno favorable, pero es necesario mantener la prudencia y la selección de títulos continúa siendo crucial.

1. La deuda de alto rendimiento es una clase de activo sensible al crecimiento


El mercado de deuda de alto rendimiento ha ofrecido históricamente resultados positivos a lo largo de un ciclo completo, pero estos resultados tienden a ser particularmente favorables en la fase de recuperación del ciclo económico, cuando caen las tasas de impago, se reducen los diferenciales y la volatilidad tiende a disminuir. Los indicadores de crédito comienzan también a mejorar en esta fase, en la que los emisores de deuda de alto rendimiento tratan de sanear sus balances y suelen beneficiarse del repunte económico.


La deuda de alto rendimiento continúa registrando buenos resultados en la fase de expansión, ante la mejora de la percepción de riesgo y de las condiciones de crédito. A medida que aumentan las cifras de ganancias, los emisores de deuda de alto rendimiento son más seguros y disminuyen las tasas de impago.


Tal y como muestra el gráfico, las previsiones de consenso apuntan a un sólido crecimiento para 2022 y, aunque pensamos que dichas previsiones podrían revisarse a lo largo del año, Capital Strategy Research Group también espera que las tasas de crecimiento de las principales economías se mantengan por encima de la tendencia en los próximos doce meses, con la excepción de China. En términos generales, las previsiones de crecimiento de la economía mundial se están revisando a la baja, ya que el crecimiento chino está siendo más lento de lo esperado y el repunte de la economía estadounidense impulsado por el gasto fiscal en la primera mitad del año ha comenzado a desvanecerse. Los índices globales de gestión de compras del sector manufacturero continúan reflejando esta pérdida de impulso, aunque de momento se mantienen por encima de 50, lo que indica que la economía sigue creciendo. Esta dinámica de crecimiento podría continuar favoreciendo a la deuda de alto rendimiento.


Las previsiones se muestran únicamente a fines ilustrativos

Información a 8 septiembre 2021. PIB: producto interior bruto. Fuente: Bloomberg, Macrobond, Capital Group

2. Los fundamentales están mejorando


Aunque el nivel de deuda es aún elevado en comparación con los niveles prepandémicos, los ratios de apalancamiento comienzan a caer. Por otro lado, los ratios de cobertura por intereses tienden al alza.


En consecuencia, las subidas de calificación de la deuda de alto rendimiento han superado a las bajadas a lo largo del año, lo que apunta a una mejora general de la calidad del crédito. Esta tendencia se observa también en el caso de las «estrellas emergentes» en comparación con los «ángeles caídos»1. En 2020, se registró una bajada de calificación sin precedentes de grado de inversión a alto rendimiento. Desde entonces, el volumen de ángeles caídos ha sido reducido, sentando así las bases para que las estrellas emergentes continúen superándolos durante varios trimestres.


Antes del inicio de la pandemia de COVID-19, las tasas de impago de la deuda de alto rendimiento estaban en mínimos. Desde que alcanzaran un nivel máximo en el peor momento de la crisis económica, en general se habían mantenido por debajo de la media histórica anual, algo superior al 3 %, a excepción del período comprendido entre 2015 y 2016, cuando la caída del precio del petróleo provocó una avalancha de impagos en el sector energético. En 2020 volvieron a repuntar a consecuencia de la pandemia, pero desde entonces han caído hasta aproximarse a sus mínimos históricos ante la reapertura de las economías y la recuperación del crecimiento. Se prevé que el entorno de impagos continúe siendo relativamente favorable en 2022. Las primeras previsiones para 2023 también apuntan a que las tasas de impagos podrían mantenerse en niveles relativamente reducidos. De hecho, si se mantiene la tendencia actual, 2021 podría registrar el volumen anual de impagos más bajo desde la crisis financiera mundial. Las tasas de recuperación también han mejorado de forma notable, limitando así la magnitud de las pérdidas provocadas por los impagos. Con un nivel del 43,2% en los últimos doce meses, las tasas de recuperación de la deuda de alto rendimiento se sitúan actualmente ligeramente por encima de su media anual a 25 años, del 39,6%2.


 


1. Estrella emergente: título de deuda cuya categoría ha subido de alto rendimiento a grado de inversión. Ángel caído: título de deuda cuya categoría ha sido rebajada de grado de inversión a alto rendimiento.


2. Información a 31 octubre 2021. Fuente: JPMorgan


 


Factores de riesgo que han de tenerse en cuenta antes de invertir:

  • El presente material no pretende ofrecer ningún tipo de asesoramiento de inversión ni constituye una recomendación personal.
  • El valor de las inversiones y las rentas generadas por las mismas pueden subir o bajar y es posible que los inversores no recuperen los importes invertidos inicialmente.
  • • Los resultados históricos no son indicativos de los resultados futuros.
  • Si la divisa en la que invierte se fortalece frente a la divisa en la que se realizan las inversiones subyacentes del fondo, el valor de su inversión disminuirá. El objetivo de la cobertura de divisas es limitar este efecto, pero no existe garantía de que la cobertura tenga un éxito total.
  • En función de la estrategia, pueden existir riesgos relacionados con la inversión en renta fija, en mercados emergentes o en títulos de deuda de alto rendimiento. Los mercados emergentes son volátiles y pueden presentar problemas de liquidez.


Shannon Ward is a fixed income portfolio manager with 26 years of experience. She holds an MBA from the University of Southern California and a bachelor's from the University of California, Santa Barbara.

Peter Becker es director de inversiones de Capital Group. Tiene 23 años de experiencia en el sector y lleva un año en Capital Group. Antes de incorporarse a Capital, Peter fue director general en el equipo de gestión de productos de renta fija de Wellington Management. Anteriormente, fue gestor de carteras en Aberdeen Asset Management. Tiene un máster por la Escuela de Administración de Ingolstadt. También tiene la designación de Chartered Financial Analyst®. Peter reside en Londres.


Learn more about

Past results are not a guarantee of future results. The value of investments and income from them can go down as well as up and you may lose some or all of your initial investment. This information is not intended to provide investment, tax or other advice, or to be a solicitation to buy or sell any securities.

Statements attributed to an individual represent the opinions of that individual as of the date published and do not necessarily reflect the opinions of Capital Group or its affiliates. All information is as at the date indicated unless otherwise stated. Some information may have been obtained from third parties, and as such the reliability of that information is not guaranteed.