Categories
Estados Unidos
Perspectivas del mercado estadounidense: crecimiento sólido, inflación persistente
Darrell Spence
Economist
Diana Wagner
Equity Portfolio Manager
Chris Buchbinder
Equity Portfolio Manager
IDEAS PRINCIPALES
  • La economía estadounidense mantiene su solidez, con una previsión de crecimiento de entre el 2,5% y el 3%.
  • Ante la persistencia de las presiones inflacionistas, los inversores deberían plantearse invertir en compañías con capacidad de fijación de precios y una trayectoria demostrada de crecimiento de los dividendos.
  • Las variantes del COVID y la celebración de elecciones legislativas en Estados Unidos podrían provocar volatilidad de los mercados.

La economía estadounidense vuelve a gozar de buena salud y parece encaminada a registrar un sólido crecimiento en 2022, lo que debería ser una noticia alentadora para los mercados financieros del país.


Sin embargo, según el economista Darrell Spence, los inversores tienen motivos para expresar su incertidumbre con respecto al próximo año.


«En el estado actual en el que se encuentra la pandemia, podemos determinar que la economía ya no está en peligro», señala Spence. «Sin embargo, el COVID y la respuesta que le han dado los distintos países han creado una serie de desajustes en las cadenas de suministro, los mercados laborales, los diferentes sectores, e incluso la política».


En su opinión, el crecimiento de la economía estadounidense seguirá siendo sólido en 2022, pero comenzará a ralentizarse hasta situarse en un rango de entre el 2,5% y el 3%, a medida que la economía se enfrenta a la reducción de las medidas de estímulo y a las presiones inflacionistas. Aunque es posible que hayamos dejado atrás los confinamientos masivos, las nuevas variantes del COVID, entre las que se incluye la variante ómicron, y otras posibles sorpresas podrían frenar el crecimiento.


«Todo está volviendo a la normalidad, pero nunca antes nos habíamos enfrentado a algo así. Es importante ser consciente de que aún hay cosas que no sabemos», señala Spence.


¿Superará la economía estadounidense las presiones inflacionistas?


Quizás las mayores dudas de los inversores tengan que ver con la inflación. ¿Cuánto va a subir y cuánto va a durar?


Ni los inversores ni la Reserva Federal han tenido que enfrentarse a un nivel elevado de inflación en los últimos treinta años. Pero eso cambió el verano pasado.


«Cuando la demanda inducida por las medidas de estímulo se enfrentó a las restricciones de la oferta provocadas por el COVID se generaron desajustes en la economía», afirma Spence, «lo que se tradujo rápidamente en aumento de los precios en aquellos casos en los que se registraron cuellos de botella».


La Reserva Federal ha insistido en que los elevados niveles de inflación en Estados Unidos tienen carácter transitorio, y en que los precios deberían volver a la normalidad una vez que se corrijan estos desajustes. Pero Spence piensa que la inflación va a mantenerse en niveles elevados a lo largo de 2022.


«No creo que estos cambios transformen de forma fundamental la capacidad productiva de la economía, así que espero que la inflación acabe moderándose. Pero puede que el equilibrio entre la oferta y la demanda tarde más en llegar de lo que prevé la Reserva Federal».


La renta fija y la renta variable han obtenido buenos resultados en periodos inflacionistas


Rentabilidad media anual con diferentes tasas de inflación (1970-2021)


Fuente: Capital Group, Bloomberg Index Services Ltd., Morningstar, Standard & Poor’s. Información a 31 octubre 2021. La rentabilidad se refiere a la rentabilidad real ajustada por inflación. La renta variable estadounidense está representada por el índice Standard & Poor’s 500 Composite. La renta fija estadounidense está representada por el índice Ibbotson Associates SBBI U.S. Intermediate-Term Government Bond Index desde el 1 enero 1970 hasta el 31 diciembre 1975 y por el índice Bloomberg U.S. Aggregate Bond Index desde el 1 enero 1976 hasta el 31 octubre 2021. Las tasas de inflación se refieren a la rentabilidad en periodos móviles de doce meses del índice Ibbotson Associates SBBI U.S. Inflation Index.


Aquellos inversores a los que les preocupe el impacto destructivo de la inflación sobre sus carteras de inversión deberían tener que cuenta que los mercados de renta fija y variable han ofrecido buenos resultados incluso en periodos en los que se ha registrado una inflación aún más elevada que la actual. Suele ser en los extremos (cuando la inflación es superior al 6% o negativa) cuando los activos financieros tienden a resentirse.


Y lo que es más: un cierto nivel de inflación puede llegar a ser favorable para aquellas compañías, como los bancos o las empresas relacionadas con las materias primas, que han tenido dificultades en los entornos previos de baja inflación y bajos tipos de interés.


Las valoraciones de la renta variable son elevadas, así que la selección de títulos resulta crucial


Los bienes de consumo no es lo único que está caro. Gracias a los reducidos tipos de interés, la orientación expansiva de las políticas de los bancos centrales y la reapertura de las economías, la mayoría de las clases de activos de renta fija y variable han visto aumentado su precio.


En términos generales, los mercados de renta variable estadounidense se han mostrado sólidos tras la pandemia, gracias, en parte, a los fuertes beneficios empresariales. Dicho esto, los ratios precio-beneficio, que miden el precio de los títulos, han registrado niveles elevados en relación con sus medias históricas.


Por eso la diversificación y la cuidadosa selección de títulos son más importantes que nunca.


«A lo largo del año pasado, hemos asistido a un aumento de las cotizaciones en una amplia gama de compañías, desde empresas digitales de rápido crecimiento a compañías de la vieja economía relacionadas con la recuperación cíclica», señala el gestor de renta variable Chris Buchbinder.


«Ante el nivel de incertidumbre al que nos enfrentamos en la actualidad, trato de lograr un equilibrio en mis carteras de inversión, buscando exposición a compañías con potencial de crecimiento a largo plazo, como ciertos gigantes del comercio electrónico, el [streaming] de vídeo y los pagos digitales; compañías que pueden seguir participando en la recuperación cíclica, como los fabricantes de motores para aviones; y aquellas con crecimiento a largo plazo y componentes cíclicos, como el fabricante de automóviles General Motors, cuya división Cruise es líder en la tecnología de coches sin conductor».


El regreso de los dividendos


Una de las áreas que puede ofrecer oportunidades atractivas a los inversores en 2022 es el universo de las compañías que reparten dividendos.


Tras los recortes y las suspensiones de dividendos que se produjeron durante la pandemia, las compañías están reanudando sus pagos de dividendos, y algunas que registran excedentes de capital están actualizando sus niveles de dividendos.


«Actualmente encuentro numerosas oportunidades de inversión en compañías que están reanudando e incluso incrementando sus pagos de dividendos», señala Wagner. «Los márgenes de beneficios se han aproximado recientemente a sus niveles máximos, lo que ha permitido a las compañías aumentar sus dividendos a pesar de las presiones inflacionistas».


Pero no todas las compañías que reparten dividendos son iguales. Wagner no se centra en las que ofrecen un mayor rendimiento, sino en aquellas con un sólido crecimiento de los beneficios subyacentes que han demostrado su capacidad y compromiso para aumentar sus dividendos a lo largo del tiempo. Pensemos, por ejemplo, en fabricantes de semiconductores como Broadcom, que ha aumentado sus dividendos anuales en los últimos cinco años. Incluso durante la pandemia, la compañía aumentó sus dividendos más del 11%, gracias a una rentabilidad sin precedentes. Históricamente, las compañías con dividendos en crecimiento han tendido a generar una mayor rentabilidad que otras estrategias de dividendos, al tiempo que han logrado seguir el ritmo del mercado en general.


Podemos encontrar compañías con dividendos en crecimiento en una gran variedad de sectores. Entre ellas destacan proveedores de servicios sanitarios como UnitedHealth Group y conglomerados de telecomunicaciones como Comcast.


Movimiento en los mercados a causa de las elecciones legislativas


Aunque podría parecer que aún están lejos, los inversores deberían prestar atención a las próximas elecciones legislativas, que se celebrarán en noviembre. Históricamente, las elecciones han tenido poco impacto en la dirección a largo plazo de los mercados, pero estos tienden a mostrarse volátiles en años electorales.


«No creo que este año sea diferente», señala Buchbinder. «Pienso que el resultado no va a afectar en gran medida a los resultados de inversión. El mercado registrará una cierta inestabilidad y los inversores deberían prepararse para la volatilidad a corto plazo que podría registrarse durante el año».


De hecho, el análisis de más de 90 años de rentabilidad de los mercados de renta variable revela que en los primeros meses de los años en los que se celebran elecciones legislativas se suele registrar una menor rentabilidad media y una mayor volatilidad. A medida que los resultados de las elecciones comienzan a hacerse más predecibles, esta tendencia suele revertirse y los mercados tienden a recuperar su habitual tendencia alcista. Pero estamos hablando de medias, por lo que los inversores no deberían tratar de predecir cuál es el mejor momento para entrar en el mercado.


Año de elecciones legislativas: prepárese para la volatilidad de los mercados.


Rentabilidad media del índice S&P 500 desde 1931


Fuente: Capital Group, RIMES, Standard & Poor’s. El gráfico muestra la trayectoria media de la rentabilidad de la renta variable a lo largo de los años de elecciones legislativas, frente a los años no electorales. Cada punto de la línea representa la rentabilidad media desde principios de año hasta el día y el mes concreto, y se calcula usando las rentabilidades diarias desde el 1 enero 1931 al 31 octubre 2021.



Darrell R. Spence  is an economist at Capital Group. He has 29 years of investment industry experience, all with Capital Group. He holds a bachelor’s degree with honors in economics from Occidental College graduating cum laude, and is a member of Phi Beta Kappa and Omicron Delta Epsilon. He also holds the Chartered Financial Analyst® designation and is a member of the National Association for Business Economics. Darrell is based in Los Angeles.

Diana Wagner is an equity portfolio manager with 23 years of investment experience. She holds an MBA from Columbia Business School and a bachelor’s degree in art history from Yale University.

Chris Buchbinder is an equity portfolio manager with 25 years of investment experience. He holds bachelor's degrees in economics and international relations from Brown University.