Categories
Gestión activa
Perspectivas de mitad de año 2021: puntos de inflexión del camino hacia la recuperación

Preparados para el crecimiento económico, el entorno digital y el consumo


Las principales economías resurgen con fuerza en todo el mundo. La eficacia de las vacunas, las medidas de ayuda gubernamental sin precedentes y la demanda acumulada de los consumidores están impulsando un histórico cambio de tendencia de la economía mundial. El sorprendente ritmo de crecimiento ha hecho que el Fondo Monetario Internacional duplique su previsión de PIB en Estados Unidos para 2021, desde el 3,1% previsto hace seis meses al 6,4% actual.


La preocupación de los inversores por la inflación y la subida de los tipos en Estados Unidos parece exagerada. Tal y como señala el economista Darrell Spence, la inflación estadounidense podría repuntar en los próximos meses, ya que la demanda inducida por las medidas de estímulo se enfrenta a las restricciones de oferta provocadas por el COVID. Conforme las medidas de estímulo vayan reduciéndose y se produzca la reapertura completa de la economía, la inflación estadounidense debería volver a situarse en torno al 2% anualizado. Parece probable que en 2023 se aprueben nuevas subidas de tipos.


 


¿Valor o crecimiento? Mejor un equilibrio.


Dosis de refuerzo para las compañías de valor. El 9 de noviembre de 2020 fue el «día de la vacuna», que marcó un punto de inflexión para los sectores sensibles al ciclo económico, como el financiero, el de la energía y el de los viajes. Aquellas compañías que aprovecharon la crisis para innovar y mejorar sus operaciones deberían estar bien posicionadas ante la reapertura de la economía.


Las tendencias de crecimiento a largo plazo siguen estando en plena forma. Aunque todo lo relacionado con el entorno digital se aceleró durante la pandemia, aún vemos un gran margen de crecimiento en los servicios en la nube, los pagos digitales, las plataformas de streaming y otros servicios digitales, todo ello basado en los semiconductores.


La renta variable ofrece una amplia gama de oportunidades de inversión. La aceleración de la digitalización, la liberación de la demanda acumulada y la mejora que han registrado las normas de gobierno corporativo están atrayendo a los inversores hacia la renta variable estadounidense, europea y japonesa. Será fundamental distinguir cuáles son las empresas que van a conseguir crecer.


 


Ya suban o bajen los rendimientos, la renta fija puede continuar generando valor.


La renta fija puede seguir generando valor en un entorno de subida de tipos de interés. Durante los últimos treinta años, los inversores han sido testigo de muchas subidas de tipos de interés y de numerosos aumentos de rendimiento de los títulos de deuda. Incluso en los cinco mayores aumentos del rendimiento de los títulos a 10 años que se registraron durante ese periodo, el índice de renta fija estadounidense se mantuvo en terreno positivo en los dos años posteriores.


Los títulos de mayor rendimiento continúan ofreciendo oportunidades atractivas. La combinación de los sectores que ofrecen un elevado nivel de rentas, incluida la deuda emergente, puede ayudar a capturar gran parte del rendimiento, reduciendo al mismo tiempo el riesgo total.


La deuda emergente está bien posicionada para beneficiarse del fuerte crecimiento de la economía mundial. Los mercados emergentes podrían verse favorecidos por las medidas de estímulo sin precedentes puestas en marcha en todo el mundo, ya que impulsan las exportaciones y los precios de las materias primas.


Únicamente a efectos ilustrativos


Información a abril 2021




Factores de riesgo que han de tenerse en cuenta antes de invertir:

  • El presente material no pretende ofrecer ningún tipo de asesoramiento de inversión ni constituye una recomendación personal.
  • El valor de las inversiones y las rentas generadas por las mismas pueden subir o bajar y es posible que los inversores no recuperen los importes invertidos inicialmente.
  • • Los resultados históricos no son indicativos de los resultados futuros.
  • Si la divisa en la que invierte se fortalece frente a la divisa en la que se realizan las inversiones subyacentes del fondo, el valor de su inversión disminuirá. El objetivo de la cobertura de divisas es limitar este efecto, pero no existe garantía de que la cobertura tenga un éxito total.
  • En función de la estrategia, pueden existir riesgos relacionados con la inversión en renta fija, en productos derivados, en mercados emergentes o en títulos de deuda de alto rendimiento. Los mercados emergentes son volátiles y pueden presentar problemas de liquidez.