Capital GroupSM
Categories
Mercados y economía
¿Es sostenible el actual repunte de los precios de las materias primas?
Lisa Thompson
Gestora de renta variable
Douglas Upton
Analista de inversión en renta variable
Stephen Green
Economista

Para hacernos una idea de la actual volatilidad del mercado de materias primas, pensemos en el níquel. Los precios se duplicaron a principios de marzo, y, poco después, se desplomaron. A continuación, la Bolsa de Metales de Londres suspendió su negociación. Esta semana, se anunció la reapertura del mercado del níquel, un componente fundamental en las baterías de vehículos eléctricos y productos de acero inoxidable, pero dicha reapertura vino acompañada de estrictas restricciones de negociación.


Es solo un ejemplo de cómo la economía mundial se ha visto afectada por la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Rusia proporciona en torno al 20% del níquel mundial. La amenaza de perder dicho suministro sacudió a los mercados e hizo que los compradores se apresuraran a buscar nuevas fuentes de este material.


Los precios de las materias primas se han disparado tras el conflicto entre Rusia y Ucrania

Fuente: Capital Group, Bolsa de Metales de Londres, Refinitiv Datastream, Ministerio estadounidense de Agricultura. Información a 16 marzo 2022.

Desde que se inició la invasión el pasado 24 de febrero, los precios de las materias primas han subido con fuerza, sobre todo las procedentes de Rusia y Ucrania, entre las que se incluyen el trigo, el petróleo y el gas natural, así como otros metales como el aluminio, el paladio y el cobre.


Sin embargo, los precios ya habían comenzado a subir mucho antes del inicio del conflicto, contribuyendo a unas presiones inflacionistas que no veíamos desde principios de la década de 1980. Por lo tanto, la pregunta crucial para los inversores es: ¿es sostenible el repunte actual de los precios?


«A corto plazo, la respuesta es no», señala la gestora Lisa Thompson. «El mercado ha reaccionado de forma excesiva, y ya estamos viendo que los precios comienzan a bajar un poco. Sin embargo, los precios actuales de las materias primas son considerablemente superiores a los de hace un año. Y esa sí que creo que es una tendencia duradera».


«A largo plazo», añade Thompson, «hay una serie de factores que hacen probable que los precios se mantengan en niveles elevados, entre los que se incluyen el aumento de la demanda, la escasez de oferta y las fuerzas de desglobalización, que se han puesto de manifiesto en la guerra de Ucrania y las tensas relaciones entre China y Estados Unidos. En un mundo en el que el comercio libre y abierto se encuentra en retroceso, hay que esperar aumentos de precios».


Sector metalúrgico: preparado para brillar


Desde el punto de vista de la inversión, la situación actual tiene claras consecuencias para el sector minero y metalúrgico, que ha sido objeto de poca atención en los últimos diez años, más si excluimos el fuerte repunte de precios que se registró durante la crisis financiera mundial de 2008.


El sector ha estado infravalorado durante muchos años, y lo sigue estando, a pesar del reciente repunte que han registrado las compañías mineras, señala Douglas Upton, analista de renta variable de Capital Group que lleva más de 30 años cubriendo los mercados de materias primas. En su opinión, los precios de muchas materias primas van a mantenerse en niveles elevados durante años, como consecuencia del reducido volumen de inversión en el sector desde el año 2015. El problema se ha visto agravado por el hecho de que hoy en día se tarda más en lanzar nuevos proyectos de minería.


«Se trata de un proceso de varios años», explica Upton. «El descubrimiento, la autorización y la financiación tardan mucho más hoy en día. En términos de precio, ello apunta a máximos más altos y mínimos más bajos hasta que las nuevas inversiones comienzan a dar resultados». Tal y como señala Upton, esta dinámica no se aplica a los alimentos y otros cultivos, ya que la producción en estas áreas puede aumentar mucho más rápido.


«En mi opinión, todas las grandes compañías mineras están infravaloradas», afirma. «El mercado no está pensando lo suficiente en las consecuencias de reducir el nivel de inversión en esta área. Las valoraciones y las previsiones de beneficios de consenso apuntan a que los precios de las materias primas van a caer en los próximos años, acercándose a sus medias históricas. Creo que no va a ser el caso».


Un ejemplo: pensemos en la capitalización de mercado de las siete mayores compañías mineras del mundo. Ni siquiera sumando las siete nos acercamos al valor de mercado de una compañía de la nueva economía, como podría ser Tesla. El fabricante de automóviles necesita ciertos materiales refinados, como el níquel, para fabricar sus baterías de iones de litio. Tanto es así, que el director general de Tesla, Elon Musk, ya señaló mucho antes de que Rusia invadiera Ucrania que el acceso al níquel era uno de sus mayores problemas de producción.


A pesar de su importancia en la economía mundial, las compañías mineras pasan desapercibidas

Fuente: RIMES. Información a 16 marzo 2022. Las compañías mineras representadas (de mayor a menor) son BHP, Rio Tinto, Vale, Glencore, Freeport, Anglo American y Newmont.

Junto a la falta de inversión, otro factor que podría provocar un aumento de los precios de las materias primas a largo plazo es el impulso mundial a las fuentes de energía sostenible, añade Upton. En concreto, la electricidad se ha convertido en un recurso muy apreciado. La expansión de la red eléctrica, junto a la rápida adopción de los vehículos eléctricos, exigirá gran cantidad de cobre, níquel y otros metales.


China: ¿contrapeso a las subidas de precios?


Por otra parte, la ralentización de la economía china podría servir como contrapeso para mantener controlados los precios de las materias primas. China es el mayor importador de materias primas, y consume más de la mitad de los suministros mundiales de mineral de hierro, carbón y cobre.


La estrecha relación comercial de China con la Unión Europea podría también exponer al país a una recesión en Europa si la guerra de Ucrania se prolonga. Además, China está haciendo frente a un nuevo aumento de infecciones por COVID-19 que podría frenar aún más la economía si el gobierno decide imponer nuevas restricciones a los viajes y las actividades de ocio.


«Incluso antes del último brote de covid, la economía china estaba en proceso de ralentización, o al menos de estabilización a una tasa muy baja de crecimiento», señala Stephen Green, economista de Capital Group especializado en Asia. «Es probable que la situación empeore antes de mejorar, y una recesión lo suficientemente grave podría provocar una caída de los precios de las materias primas».


Es probable que el banco central de China recorte pronto los tipos de interés, señala Green, mientras que la mayoría del resto de los bancos centrales de todo el mundo avanzan en la dirección contraria. 


Consecuencias para la inversión: cobertura frente a la inflación


Independientemente del rumbo que tomen los mercados, el reciente repunte de los precios confirma, una vez más, que las materias primas son una cobertura eficaz frente a la inflación. No es de extrañar, ya que dichas materias primas, como el gas y el petróleo, por ejemplo, influyen en numerosos aspectos de la economía mundial y pueden contribuir a impulsar la inflación, que se sitúa actualmente en el nivel más alto de los últimos 40 años.


En términos históricos, la energía, y especialmente el petróleo, ha evolucionado en línea con la inflación, según el índice estadounidense de precios al consumo. El petróleo suele ser un componente importante de los índices relacionados con las materias primas, por lo que existe una gran correlación a largo plazo entre los precios de las materias primas y la inflación.


No obstante, también es importante señalar que existen grandes diferencias entre las principales categorías de materias primas. El petróleo y el gas, los metales, los alimentos y los productos agrícolas suelen seguir sus propios ciclos.


Los inversores que buscan una cobertura frente a la inflación deben tenerlo en cuenta, señala Jared Franz, economista de Capital Group. «Todo depende de la fuente de inflación», afirma.


«Como es lógico, el sector de la energía se ve favorecido por el aumento de la inflación, ya que la subida del precio de la energía, especialmente de la gasolina, puede trasladarse rápidamente a los consumidores», concluye Franz. «Eso no ocurre con otras materias primas, en las que las subidas de precios pueden ir absorbiéndose a medida que avanzan en la cadena de producción».



Lisa Thompson es gestora de renta variable y cuenta con 32 años de experiencia en el sector. Es licenciada en Matemáticas por la Universidad de Pensilvania y tiene la certificación CFA (Chartered Financial Analyst).

 

Douglas Upton es analista de inversión en renta variable de Capital Group, responsable del análisis del sector mundial de minería y metalurgia. Cuenta con 32 años de experiencia en el sector de la inversión y lleva 16 trabajando en Capital Group. En su trayectoria como analista en Capital Group, también ha cubierto el sector bancario canadiense y ha sido director de análisis en Europa. Tiene un MBA y una licenciatura en Matemáticas y Física por la Universidad de Australia Occidental. Tiene su oficina en Londres.

Stephen Green es economista de Capital Group, responsable de la región de Asia. Cuenta con 16 años de experiencia en el sector y lleva seis años trabajando en Capital Group. Se licenció con matrícula de honor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad de Cambridge y tiene un doctorado en Gobierno por la London School of Economics. Tiene su oficina en Hong Kong.


Learn more about

Past results are not a guarantee of future results. The value of investments and income from them can go down as well as up and you may lose some or all of your initial investment. This information is not intended to provide investment, tax or other advice, or to be a solicitation to buy or sell any securities.

Statements attributed to an individual represent the opinions of that individual as of the date published and do not necessarily reflect the opinions of Capital Group or its affiliates. All information is as at the date indicated unless otherwise stated. Some information may have been obtained from third parties, and as such the reliability of that information is not guaranteed.